Lunes 17 de Junio
AFIN | Asociación para el Fomento de la Infraestructura Nacional

NOTICIAS

ACTIVIDADES Y EVENTOS

Noticias | 18 Mayo 2015
Un monstruo sobre rieles 'made in China'

A toda marcha, el proyecto del ferrocarril bioceánico empieza a dar sus primeras señales de humo, con la próxima visita del primer ministro chino, Li Keqiang, a Brasil, prevista para para este martes 19. "Allí se anunciará oficialmente el inicio del estudio" adelanta el embajador del Perú en China, Juan Carlos Capuñay, sobre el proyecto de conexión ferroviaria entre el Perú y Brasil con participación china, que conectará por tierra el Pacífico y Atlántico.

Desde la firma del memorando en noviembre del año pasado, suscrito por el Ministerio de Transportes y Comunicaciones del Perú, el Ministerio de Transportes y Comunicaciones de Brasil y la Comisión Nacional de Desarrollo de Reforma de China, el grupo trilateral ha venido trabajando en los términos del gigantesco plan. La construcción de este corredor ferroviario -que comprende un tendido de 8,000 kilómetros (5,000 en Brasil y 3,000 en el Perú) - durará cinco años. 

Este megaproyecto une el puerto chino de Tianjin, a través del Pacífico, con el puerto de Bayovar (Piura) y desemboca en el Atlántico por el puerto de Santos (Sao Paulo). Según el embajador Capuñay, el territorio peruano habría que considerar un tendido que atraviese Piura, Cajamarca y Ucayali, pero además con tramos que conecten a la vía principal. 

"Con esto le damos vida al norte del país. En Bayovar no solo están los yacimientos de fosfatos más importantes de Sudamerica, sino que además Piura tiene una gran producción de frutas y la posibilidad de desarrollar la pesca", explica Capuñay, Actualmente, en el puerto de Bayóvar se embarca la producción petrolífera de la selva norte del Perú. 

Bayóvar debe convertirse en el megapuerto de ingreso que China está buscando. En opinión del diplomático, no necesitamos modernizar a Bayovar. "El Perú y Brasil asumirán los costos en sus territorios, pero China complementará estas inversiones. Los trenes chinos modernizarán el sistema de comunicación y, a la vez, serán vehículos de transferencia de tecnología"  

Para el embajador Capuñay, el ferrocarril bioceánico es un proyecto de integración nacional y regional. "Cada pueblito del Perú por donde pase el tren, sea costa, sierra o selva, se integrará a la economía nacional. Y también representa una posibilidad de integración regional, ya que va creando una red que facilita la interconexión con el Asia-Pacífico. Es la nueva ruta de la seda, esta vez en América Latina", destaca. 

"El proyecto también representa una apertura en t´érminos de moderniuzación de las economías mediante nueva tecnología hacia el mercado mundial, y una conectividad directa entre Asia-Pacífico, el Perú y Brasil. La carga de Asia-Pacífico que llega al Perú podría transitar hacia Brasil en apenas cinco días; por el Canal de Panamá demora y cuesta bastante más", precisa el embajador.

La misión del ferrocarril bioceánico será facilitar la exportación de materias primas desde los centros productivos de recursos naturales en Brasil y el Perú hacia el país asiático. China además, es un voraz consumidor de alimentos e importa un 60% de ellos. "En la ceja de selva se puede producir una serie de alimentos, y con la inversión china estos productos pueden salir hacia cualquier país de Asia-Pacífico", agrega.

 

Opción para nuestro país  

La nueva zona de libre comercio de Tianjin es un plan piloto de desarrollo que abarca la capital Beijing y la vecina provincia de Hebei. En esta área de 216.000 km2 habitan 100 millones de personas. China destinará US$7 billones hasta el 2020 para convertir esta zona en el tercer polo de crecimiento más importante del país. 

En esta nueva zona, el Perú busca establecer su propio almacén para distribuir productos. Países como Chile o México se decidieron por la zona franca de Shangái "Shangái ya está consolidado, busquemos otras opciones", dice Capuñay. 

 

Fuente: El Comercio