Domingo 18 de Agosto
AFIN | Asociación para el Fomento de la Infraestructura Nacional

PUBLICACIONES ARTíCULOS

ACTIVIDADES Y EVENTOS

Solucionen los problemas de gestión primero, por Gonzalo Prialé

Las asociaciones público-privadas (APP) se miden por resultados. Canadá y Australia conducen los mejores procesos, con buenas prácticas y transparencia, y logran muy buenos resultados al ejecutar los proyectos cerca del costo presupuestado al inicio del contrato.

No cabe pretender en el Perú resultados como los de Canadá y Australia, mediante normas que trasladen riesgos derivados de fallas de gestión pública al sector privado sin compensarlo. Esto causaría incertidumbre, e invertir en infraestructura de servicios públicos se tornaría riesgoso para las empresas privadas. Se rompería el equilibrio que esperan los inversionistas, en vez de solucionar o enfrentar las causas de las desviaciones de presupuesto de las obras.

Las adendas aprueban ajustes en los contratos de APP, y suelen plasmar incrementos del costo al ejecutar la obra. Las adendas son necesarias en contratos de construcción, operación y mantenimiento a 30 años, donde no es posible prever todo lo que podría ocurrir. Primero, debería investigarse qué causa la necesidad de las adendas, para reducir su número.

Los estudios de factibilidad con los que concursan las APP suelen ser insuficientemente profundos, y sirven de base para presupuestar la obra. El problema surge tras la firma del contrato, cuando el concesionario después de largos meses logra la aprobación del estudio de ingeniería detallado, y en su ejecución saltan los ajustes de presupuesto, y comienza la larga discusión de adendas. Se necesita concursar las APP con estudios lo más cerca posible a la ingeniería definitiva de detalle, para evitar complicaciones. Al Estado los estudios le costarán más, pero estaríamos ante dinero muy bien invertido.

Las expropiaciones pueden demorar años para completarse. Esto produce gran atraso en el inicio de las obras, o paraliza su ejecución. Durante la demora van subiendo los precios de los materiales de construcción y el costo financiero del proyecto, así que la adenda termina reflejándolo. Se necesita completar las expropiaciones al momento de la firma del contrato para que las obras comiencen pronto y para evitar paralizaciones de obras: el país ahorraría millones de dólares perdidos por las inacabables expropiaciones.

Los contratos de APP necesitan cláusulas tipo que permitan resolver rápido materias recurrentes que terminan en adendas. Si los contratos lograsen prever situaciones y su solución en buenas cláusulas, fruto de la experiencia adquirida al ejecutar contratos similares previos, se reducirá de modo considerable la necesidad de adendas y se perderá menos tiempo en discusiones.

El sistema de APP ha dado muy buenos resultados. Se necesita ahora su actualización y mejorar sus prácticas. Esto pasa por profundizar los estudios, mejorar los contratos y adelantar las expropiaciones. Para conseguirlo se necesita mejor gestión antes que más normativa.

 

FUENTE: Correo